SEMANA SANTA DE PANTALONES VAQUEROS

Cuando llegan estas fechas mi ciudad se engalana para sus Fiestas Mayores: La Semana Santa.  El incienso y el azahar se apoderan del ambiente, la gente se hace dueña de espacios, calles y plazas… Es curioso observar esta transformación que va “in crescendo” desde el Domingo de Ramos hasta el Jueves Santo, día clave donde se descubre la tradición más antigua y más incomprendida, más rancia y menos religiosa de todas las manifestaciones que se exhiben en estos días:  Mujeres con mantilla, señores trajeados, chicos y chicas con sus “mejores” galas acorde con las modas del momento… El paseo se convierte en un escaparate donde poco importa el sentimiento y las creencias, donde se olvida el sentido del Día Santo y se prioriza la fiesta entre vinos y tapitas en los bares aledaños a las parroquias… Creo que  esta no es mi Semana Santa…
Soy sevillano y respeto a aquellos que aún creen en la Semana Santa y van de corazón a vivirla y sentirla, yo nunca fui de traje, es más, no tengo ninguno, a pesar de haber nacido en una casa de sastres antiguos, donde se confeccionaba a mano y a medida… Conozco la Semana Santa de Sevilla, sus rincones, las cofradías, la música, soy “capillita” de pantalones vaqueros, nadie sabe donde voy, nadie me observa, paso desapercibido, me siento en los bordillos o en un zaguán de una casa cuando me canso, me cuelo entre cirios y cruces de penitencia, escucho en silencio las marchas y acompaño a los pasos que entre el sonido de bambalinas se pierden por las plazas… Si me buscas me puedes encontrar “cangrejeando” delante de la Piedad del Baratillo en El Postigo,  o perdido en la multitud que espera paciente al Gran Poder por la Calle Conde de Barajas o atravesando “un tapón” para poder ver La Macarena que llega a a la Alameda, o enfocando la pequeña Leica en un punto de luz que nace de un cirio … La Semana Santa de Sevilla es mucho más que lo que imaginas…

Anuncios

8 pensamientos en “SEMANA SANTA DE PANTALONES VAQUEROS

  1. Yo también firmo. No se puede decir tanto, en tan poco y de manera tan respetuosa. El "escaparate" en lo que se ha convertido es fruto de esta sociedad que habitamos y que no sé dónde nos lleva.

  2. Así la he vivido yo con @jochimet durante muchos años y a mis hijos los metíamos en todos los atropellos, así lo han vivido y así siguen haciéndos ellos, con los zapatos más cómodos que tuviéramos, para ver los rincones más típicos, donde las emociones se viven a flor de piel. !Arriba con ella al cielo!

  3. No son lo vaqueros, es la solera. No son los ropajes, es la esencia. No es lo religioso, es el patrimonio. Rincones, espacios señalados, detalles incomprensibles para quien no hay mamado la semana santa. Yo nací muy cerca de la calle Becquer hace 50 años. No digo más. Bueno sí, gracias, Miguel.

  4. Gran post, amigo Miguel. Me considero "capillita". Me encanta la Semana Santa de Sevilla, la "he mamado" desde chico dsede el taller de encuadernación que tenía mi familia hasta hace unos años en la calle Placentines… y eso marca. Tampoco soy de los "rancios" ni "enchaquetaos", pero como creyente que soy me emociona ver un palio mecerse como se mece por aquí… y si ya hablamos de mi Virgen de las Angustias… ahí "muero". Como dice Alberto Gallardo: "¡Al Cielo con las Angustias!"Lástima de lluvia… 😦

  5. Me parece mucho más religiosa tu forma que la de los formalistas. Hay por ahí una foto que explica perfectamente lo de la penitencia y los penitentes, la procesión de espaldas al sin techo.También hay gente honesta entre los capillitas, aunque no sean los que lloran cuando llueve.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s