MI ESCUELA, MI FLOR : EL VALOR DE LO EFÍMERO

Hoy nos han visitado profesores y profesoras de centros de Alemania. Hemos disfrutado “contando lo que hacemos” , los niños han preguntado, se han divertido. 
Cuando ocurren estas visitas tienes la oportunidad de “ver” desde otra perspectiva tu trabajo, la vida del colegio, el ir y venir de la actividad cotidiana, parece que todo “encaja” y hoy ha sido así, con una sutil diferencia… nunca me había hecho la pregunta: ¿Hasta cuando?
Creo que es el momento de valorar lo efímero, de darle importancia a lo cotidiano, a las emociones, de sentir que ese “hasta cuando” puede ser hoy  y confirmar que los valores los llevamos dentro y , a pesar de cambios absurdos y sinsentido, podemos seguir sintiendo que nuestro trabajo “encaja”.
Recuerdo este diálogo del Principito y sigo prefiriendo una flor a una montaña, por muy efímera que sea.

  “Y el geógrafo abriendo su registro afiló su lápiz. Los relatos de los exploradores se escriben  primero con lápiz. Se espera que el explorador presente sus pruebas para pasarlos a tinta. 
— ¿Y bien? —interrogó el geógrafo. 
— ¡Oh! Mi tierra —dijo el principito— no es interesante, todo es muy pequeño. Tengo tres  volcanes, dos en actividad y uno extinguido; pero nunca se sabe… 
—No, nunca se sabe —dijo el geógrafo. 
—Tengo también una flor. 


—De las flores no tomamos nota. 
—¿Por qué? ¡Son lo más bonito! 
—Porque las flores son efímeras. 
—¿Qué significa “efímera”?
—Las geografías —dijo el geógrafo— son los libros más preciados e interesantes; nunca pasan  de moda. Es muy raro que una montaña cambie de sitio o que un océano quede sin agua. Los geógrafos  escribimos sobre cosas eternas. 
—Pero los volcanes extinguidos pueden despertarse —interrumpió el principito—. ¿Qué significa “efímera”? 
—Que los volcanes estén o no en actividad es igual para nosotros. Lo interesante es la montaña  que nunca cambia. 
—Pero, ¿qué significa “efímera”? —repitió el principito que en su vida había renunciado a una  pregunta una vez formulada. 
—Significa que está amenazado de próxima desaparición. 
—¿Mi flor está amenazada de desaparecer próximamente? 
—Indudablemente. 
“Mi flor es efímera —se dijo el principito— y no tiene más que cuatro espinas para defenderse  contra el mundo. ¡Y la he dejado allá sola en mi casa!”. Por primera vez se arrepintió de haber dejado su  planeta, pero bien pronto recobró su valor. 
—¿Qué me aconseja usted que visite ahora? —preguntó. 
—La Tierra —le contestó el geógrafo—. Tiene muy buena reputación… 
Y el principito partió pensando en su flor”. 

Dedicado a mi amiga Lola Urbano. !Que seas muy  feliz en tu  nueva etapa docente, un fuerte abrazo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s