PERIODO DE ADAPTACIÓN EN EDUCACIÓN INFANTIL

nin%cc%83os

En los últimos años el tema de la adaptación del horario en el inicio de curso  en educación infantil suele ser polémico, ya que enfrenta directamente a  las familias con los centros y a los centros con la administración. Las directrices de la inspección, aplicando la normativa, son contundentes: No existe período de adaptación, aunque deja abierta la puerta a casos excepcionales; estos horarios flexibles serán aprobados por el consejo escolar y en ningún caso superara las dos semanas de duración.

 Esta medida se asienta en dos premisas: La urgencia de la conciliación familiar  y  la creencia de que la educación infantil es una extension de la guardería, sin tener en cuenta otros indicadores fundamentales para el futuro de estos niños. Se da por sentado que éstos están “normalizados” porque ya han asistido a centros “educativos” y por tanto no van a tener problemas para adaptarse al ritmo escolar.

Esta afirmación, muy común y casi marco de cualquier planteamiento para escolarizar y diseñar los horarios de educación infantil se impone ante las reclamaciones de las familias que exigen que sus hijos entren en los centros desde el día uno de comienzo de las clases, sin tener en cuenta que en esa nueva etapa que van a vivir sus hijos van a encontrarse con otros 25 niños en las mismas o parecidas condiciones y en un entorno totalmente desconocido, , es decir, van a comenzar de cero una nueva etapa: La Educación Infantil. Una etapa reglada y con docentes y no con cuidadores ( con todo el respeto a los cuidadores).

Llegados a este punto os pido que os pongáis en la piel de un docente de educación  infantil , más concretamente en un docente de una clase de tres años a comienzo de curso (donde también hay alumnos de dos años que cumplen la edad reglamentaria antes del 30 de diciembre)  , una clase con 25 niños y niñas que han podido estar en guarderías  ,o no , y a los que hay que “mostrarle” los nuevos espacios de aprendizaje ( un aula de 5o metros cuadrados) , un nuevo ámbito donde va a convivir con otros 25 “iguales” , muchos de ellos llorando y deseando irse con su “mamá”; además este “héroe” , porque para mí es una heroicidad organizar ese aula, debe de  “enseñarle”a este grupo un mínimo de hábitos responsables : higiene, orden, normas… variantes vitales para el buen desarrollo educativo del niño a lo largo del curso.

A media mañana cinco niños se han hecho pipí , dos se han hecho caca y doce siguen llorando a lágrima viva… el docente sigue vivo, tiene suerte,  desde la dirección le han facilitado un teléfono inalámbrico y con un ojo mira el dial para llamar a una familia, con el otro mira a los 25 niños que no paran  y con las dos manos sujeta a todos aquellos que le piden irse con su mamá…

Ahora cambiamos el rol, piensa que eres un niño de dos años que con ojos atemorizados mira como otros 24 compañeros desconocidos lloran y comparten tus dos metros cuadrados de espacio común… Imagina que es tu hijo…  Yo me pondría a llorar seguramente…

¿Se podría hacer más fácil?  Si!!   Pero esto ya es un sueño: Equipando a los centros con más profesorado, con monitores, con auxiliares , bajando el número de alumnos en las clases , creando espacios racionales y no aulas de 50 metros, recreos bien equipados … vamos un imposible.  O , también, creando modelos nórdicos donde los niños no van a la escuela hasta los 7 años y las familias  tienen el apoyo del estado para cubrir sus necesidades de conciliación…Una utopía.

Hay una tercera vía : entrando  en pequeños grupos y  adaptándose poco a poco a su nueva vida escolar, entendiendo que el mes de septiembre es de transición y que es vital para los niños ( y para el profesorado) para   evitar el “sufrimiento” de la incorporación masificada dadas las condiciones de nuestros centros, solo hay que esperar unas semanas para que se adapten a su nuevo mundo con un mínimo de calma y con un mucho de sonrisa en los ojos.

No creo que sea muy difícil ,ni que suponga un gran quebranto , plantearse un horario flexible, sobretodo por el bien de los alumnos,  !!son niños de dos y tres años!!.

Anuncios

2 Replies to “PERIODO DE ADAPTACIÓN EN EDUCACIÓN INFANTIL”

  1. Hace años que la administración se preocupa muy poco por el bien de sus alumnos y alumnas. Dificilmente se pararán a pensar en el lógico y necesario periodo de adaptación, o en su reformulación con más recursos humanos.

  2. Hace años que la administración se preocupa muy poco por el bien de sus alumnos y alumnas. Difícilmente se pararán a pensar en el lógico y necesario periodo de adaptación, o en su reformulación con más recursos humanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s