ESCUELAS INCLUSIVAS : EL ESPACIO y EL TIEMPO

Ayer hablé en el foro: “Punto de encuentro de las ciencias, las artes y el pensamiento“. Un grupo de debate en el que se trata sobre diversas disciplinas que interesan o pueden interesar a la ciudadanía, en nuestro caso hablamos sobre Educación.

Unos días antes, cuando comencé a preparar la intervención, estaba enfrascado en la manera de darle forma a la ponencia para destacar que cualquier inicio de cambio en la escuela partía del aula y también que se debía “visualizar” cómo se producía dicho cambio.

Sin título

Lo que no era tan fácil de explicar es que el inicio de cualquier cambio,  de hacer las “cosas” de manera diferente,  partía de un acto de voluntad/creatividad  por parte del docente y dentro del espacio del aula por ser esta la unidad individual de todo el entramado educativo que muestra un centro de enseñanza primaria.

¿Quién o qué  te “obliga” a modificar tus estrategias educativas?

A partir de aquí se abre un mundo de preguntas y múltiples respuestas. Es evidente que la administración se mete poco en el aula y parece que le importa bien poco el desarrollo de metodologías activas, aprendizajes cooperativos y colaborativos, evaluaciones formativas… Al contrario, el mar de la tranquilidad se ajusta como un anillo al libro de texto donde todo está programado y secuenciado, donde no hay dudas de lo que que hay que hacer un día y otro día, incluso las tareas y deberes. En estas rutinas se puede vivir eternamente, dentro de tu cascarón, de tu aula; incluso, voy más lejos, puedes “innovar” un poquito y quedarte dentro del aula, que a fin de cuentas es más de lo mismo: nadie te va a molestar.

Pero si nos atrevemos a abrir la puerta y vemos que otras compañeras y compañeros están haciendo cosas diferentes, que trabajan otras metodologías con su alumnado y estos son felices desarrollando sus habilidades y destrezas, relacionándose, interviniendo en los aprendizajes, entonces hemos dado un salto cualitativo hacia la zona docente, hemos ampliado el horizonte de la creatividad y la innovación y de la posibilidad de que los inicios de cambio se puedan consolidar o, al menos, se pongan en marcha.

Si además la conexión con la dirección se canaliza de manera adecuada, es decir, si hay sintonía con el equipo directivo, se puede decir que existe la posibilidad que el proceso de cambio se convierta en proyecto de centro, mucho más definitivo y sostenible en el tiempo.

Estos dos primeros pasos que podemos llamar “docentes” se amplían con las familias y los agentes externos cuando la comunicación y la intervención  rompe las tapias del colegio y se hace “viral” en el barrio.

En el San José Obrero lo podemos “ver” en proyectos como “Qué bonito es mi cole” o “historias de vida musicales”  entre otros muchos.

El tiempo. Los maestros y maestras de primaria no tenemos tiempo para pensar, para diseñar, para crear, quizás este sea el motivo y muchas veces la excusa para no romper el círculo de hacer todos los días lo mismo y dejar cerrada la puerta del aula.

Estamos saturados de burocracia, demasiada burocracia inútil: confección de evaluaciones interminables, programaciones sin sentido…

Además de Instrucciones administrativas que impide el desarrollo de la tarea docente con normalidad creando masificación aumentando la ratio de las aulas, suprimiendo unidades y docentes y dejando de cubrir bajas con interinos que se quedan en paro.

Y los damnificados son siempre los mismos: los alumnos y alumnas que pierden la oportunidad de tener otra educación más inclusiva, creativa y cercana a sus necesidades e intereses. Es en este momento cuando la conexión con la dirección es vital e imprescindible porque de la misma depende que se articulen procesos de participación de las familias y agentes externos que colaboren en el diseño de actividades, las promuevan y las hagan realidad aunando criterios metodológicos con los docentes.

En las dos actividades anteriores se hace patente este modelo de intervención. Sabemos que no son soluciones definitivas, que “les hacemos el juego” a quién nos lo está poniendo tan difícil, pero la profesionalidad nos “obliga” a seguir hacia adelante por el bien de nuestro alumnado.

 

Esta es una breve síntesis de la exposición desarrollada.

Todo nuestro cariño a Talleres Antropoloops https://talleresantropoloops.tumblr.com/

Recomiendo leer:

Andy Hargreaves y Dean Fink “El liderazgo sostenible” (Morata)

EL PROGRAMA CA/AC (“Cooperar para Aprender /Aprender a Cooperar”) PARA ENSEÑAR A APRENDER EN EQUIPO. Implementación del aprendizaje cooperativo en el aula.
Pere Pujolàs y José Ramón Lago (Coordinadores)
Mila Naranjo, Olga Pedragosa, Gemma Riera, Jesús Soldevila, Glòria Olmos, Alba
Torner y Carles Rodrigo
Universidad de Vic

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s