¡YA SÈ LEER!

img_8342.jpg

Flori corría por el pasillo con su cuaderno en la mano, gritaba y sonreía: ¡ya sé leer!, ¡ya sé leer!, ¡ya sé leer!.

La maestra le seguía a corta distancia, en su cara no se sabía muy bien si estaba llamándole la atención por el griterío o, al contrario, se unía a la fiesta del chiquillo. En unos segundos alcanzaron la dirección y los ojos del niño llegaron antes que las manos, lanzando un enorme  brillo de felicidad y satisfacción.

la arrugada hoja de papel se unió a  los documentos y escritos que se acumulaban en la mesa del despacho; Flori colocó suavemente aquellos trazos convertidos en palabras , girándolos varias veces hasta que acomodó la vista en los pocos renglones escritos con su entrelazada caligrafía, posó el dedo índice de su mano derecha y , en aquel momento, solo en ese instante, se dio cuenta que yo me encontraba tras la mesa sentado en una silla observándolo absorto y mudo;  no dijo nada, tranquilo  sonrió y dijo: ¡ya sé leer!  Y en menos de un segundo su voz comenzó a entonar el silabeo de las palabras, una incipiente lectura convertida en música y sueños.

Flori  tiene nueve años, ha tenido la mala suerte de nacer en un mundo de chabolas y pobreza, cualquier avance, la más mínima victoria, la celebramos como si no hubiera más días para festejarla, así es su vida , su mundo y el nuestro. Nadie ,más allá de las tapias del cole, puede ayudarle en su tarea diaria, pero él ha conseguido hoy ganar una pequeña batalla: ya lee los anuncios de la calle, sabe qué pone en los letreros de las tiendas, lee el nombre de su cole en la puerta azul de la entrada… ha conseguido una herramienta vital para poder salir en un futuro de ese entorno gris y desfavorecido.

Todos lo sabemos, su tutora, sus “otros profes”, como Flori los llama, todos nos ponemos junto a  él para seguir empujándolo y animándolo: Con Flori  no hay tiempos, no existe la temporalidad escolar, que nos importa bien poco  a pesar de ser un centro público, solo nos mueve  el interés para que el chiquillo salga algún día, si es posible, de la pobreza. Esa es nuestra ilusión y nuestra fuerza: escuchar a Flori  !ya sé leer, ya sé leer…¡ mientras  corre  por los pasillos…

Mientras escribo este artículo nos comunican que el CEIP San José Obrero ha  recibido el Premio al Mérito Educativo por la Provincia de Sevilla por la labor realizada con este alumnado. Desde aqui felicito a toda la Comunidad Educativa del centro y ,especialmente, a todos los niños y niñas del cole que todos los días llegan con ilusión y ganas de seguir viviendo y soñando.

Seguimos.

BUROCRACIA CANALLA

img_8509.jpg

Por fin tengo  algo de tiempo para escribir esta entrada, no ha sido tarea fácil y al final de la misma comprenderás por qué.

Los centros educativos de primaria en Andalucía, como he comentado otras veces, carecemos de administrativos para ejercer la labor de secretaría. En algún caso aparece la figura del monitor que a tiempo parcial y sin especialización acomete parte de esta tarea.  Desde siempre han  sido la secretaria y el director quienes han llevado el peso administrativo, dos docentes de la plantilla que imparten sus clases y por tanto solo pueden atender la “ventanilla” en un numero limitado de horas; a modo de ejemplo, el centro que dirijo solo puede dedicar  15 horas de la semana a la tarea administrativa.

Además, en muchos casos, contamos con una plantilla escasa y mínima, con ausencias de monitores para alumnos que los necesitan , y contados  recursos para poder hacer una enseñanza con un mínimo de garantías, ni siquiera hablo de calidad.

Cuando no existían planes, proyectos y programas, cuando el plan de familia aún no estaba operativo en los colegios , quizás con esas horas fuese suficiente, pero desde 2003 que comienzan a funcionar muchos de estos planes, sobretodo el aula matinal, comedor y actividades, la gestión se ha multiplicado exponencialmente y el “papeleo” está llegando al punto del colapso y la desesperación.

El sistema ha ido creciendo convirtiendo a los colegios en centros de servicios precarios , sostenidos por la buena voluntad y el buen hacer de docentes que realizan tareas más allá de la que les corresponden como profesionales de la educación: Igual quitan un pañal a un niño,  como atienden a otro en un ataque de epilepsia, o ayudan a una chiquilla  con una enfermedad degenerativa a seguir avanzando levantándola  en sus continuas caídas porque la burocracia canalla, egoísta y ciega le niega un monitor , o un profesor que hace labores de técnico de ordenadores para seguir soñando en la Escuela TIC 2.0 , o limpiamos un baño inundado porque se ha roto un grifo , o abrimos la puerta porque no ha venido el portero… No hay porteros, no hay bedeles, no hay personal para secretaría…

Esta precariedad se hace patente y se multiplica en servicios como el comedor (catering), donde las ratios de alumnos es de 1/25 para primaria (25 alumnos  para un monitor) y de 1/15 para infantil.  La mayoría de los monitores no tiene una especialización específica para atender a este alumnado, no están preparados (salvo casos  excepcionales) y cobran poco ( unos 6 €/hora). La coordinación , según normativa, la tiene que ejercer el director o el secretario del centro, una coordinación en la que puedes intervenir bien poco, ya que la empresa de catering la contrata la Consejería y es esta empresa la que a su vez contrata al personal y se debe a la normativa. ¿Quién es responsable de un accidente en el horario de comedor? Cuando se hace esta pregunta a los servicios de Delegación siempre indican al coordinador del comedor o, en su defecto, al director. Ciertamente un despropósito más de como está organizado este servicio. Mano de obra barata, incluida la del coordinador que recibe una gratificación a final de curso (6,50€/hora con un máximo de 1,5 horas diarias….¿ y el resto del tiempo quién coordina?… sin palabras.)

Siguiendo con el comedor es ingente la cantidad de burocracia que genera; listados, subvenciones, pagos, control de alumnos, reclamaciones, denuncias…  ¿Quién atiende todo esto, de donde sacamos el tiempo?  Esta locura de gestión imposible, porque de eso se trata , al parecer  se desconoce por la administración ya que si alguna familia va al Servicio de Plan de Apertura a presentar alguna reclamación, no solo le suelen dar la razón sino que también te llaman desde el Servicio para “tirarte de las orejas” porque no lo estamos haciendo bien… !lo dicho :una locura! A veces parece que los centros somos un comedor a los que les han adjuntado un colegio.

Y aquí no acaban los despropósitos, esta burocracia de Reinos de Taifas, tiene decenas de Servicios siempre  prioritarios: Plan de Apertura, Escolarización, Ordenación Educativa, Planes, Proyectos, Programas, inspección, Gestión Económica, Programa de Gratuidad de Libros, SENECA, mantenimiento, personal, bajas…  Todos exigen , todos ponen fechas límites para entrega de documentación, todos piden lo imposible…  A veces pienso si no seremos los responsables de los colegios  los más canallas por seguir manteniendo este sistema tan precario.

IMG_8514

Y  a todo esto hay que dirigir un colegio, impartir tus clases (programar, diseñar tareas,corregir…), desarrollar un currículo, atender  a 400 niños y niñas, a 30 profesores y profesoras y a toda una comunidad educativa… !!menos mal, porque esto es lo que hace sigamos, que mantengamos al menos un mínimo de ilusión y podamos esbozar alguna que otra vez una sonrisa. Si es que se puede…

Como me decia hace años el que fue inspector de nuestro colegio , Don Juan Estrada Segura:  “!El que hace todo lo que puede no está obligado a hacer más!”

Seguimos.

DOCENTES: EMPODERAMIENTO Y CONTROL

 

GywFmgB

” Y, diciendo esto, dio de espuelas a su caballo Rocinante, sin atender a las voces   que su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que sin duda alguna eran molinos de viento, y no gigantes, aquellos que iba a acometer. …”

Vivimos en la sociedad del control. Estamos controlados y  vigilados constantemente,  ya sea de una manera directa con miles de cámaras que rastrean cualquier movimiento que hacemos o de una manera, llamémosla  indirecta, con las amenazas veladas que imponen las leyes; sin ir más lejos tenemos la prueba con la actual ley de seguridad ciudadana llamada en los medios ley mordaza.

En educación el control de la función docente se ejerce por parte de la propia normativa recayendo   su  supervisión  principalmente en el servicio de inspección educativa.  En los últimos tiempos, además, ha aumentado el interés de las administraciones por  la evaluación creándose entes y agencias para el desarrollo de pruebas y estudios centrados en diferentes aspectos de la comunidad educativa. La evaluación a fin de cuentas es otra manera más de control, en este caso de la práctica educativa,

Los docentes ,con tanto asesoramiento dirigido, nos movemos en un estrecho marco normativo que no facilita en absoluto los cambios y , además, perpetua un estilo de escuela anquilosada y rancia.

No es extraño escuchar  en charlas y debates a ponentes hablando de estrategias de innovación y cambio como vías de escape al sistema o de docentes que comentan que viven con la sensación de ser “ilegales” al romper el corsé del currículo.

Ciertamente estos docentes innovadores se alejan de lo establecido y generan corrientes de empoderamiento al fortalecer sus capacidades , obtener una visión más amplia de la educación en su conjunto y adquirir confianza en su trabajo y los resultados de su alumnado.

El empoderamiento debilita el control que se ejerce sobre el docente y, a la vez,  lo fortalece, aumentando  la capacidad de relación con la comunidad educativa. Se produce un cambio, un salto de calidad entendida como mejora de los aprendizajes del alumnado.

Por ello no es extraño comprobar que la propia administración quiera controlar estos nuevos modelos educativos, estas metodologías “rupturistas”, en su afán de persistir en la continuidad del sistema para reproducir valores y principios a una población sumisa y fiel a las repeticiones, a la memorización, a los esquemas de los libros de texto  y , en los últimos tiempos, a la conversión de las escuelas en “centros asistenciales” en una malentendida oferta pro conciliación familiar, donde la burocracia nos sumerge en el caos del aula matinal, del comedor, de las actividades… desapareciendo cualquier atisbo de interés educativo en la mente de las familias.

Empoderamiento docente para desarrollar una  tarea conjunta con el entorno cercano, estableciendo lazos no solo con las familias, sino también con agentes sociales (ongs, asociaciones…) para iniciar y desarrollar aprendizajes significativos que interesen realmente a nuestro alumnado y los motive , creando una  Educación con sentido  que sea realmente el núcleo y el eje de todas las iniciativas educativas que se generen en el ámbito de la escuela y  donde la propia comunidad controle, participe y  dirija los aprendizajes, sin libros de texto, sin el reclamo de programas estandarizados y oficiales ni el encasillamiento en normativas absurdas a las que muchos centros se “apuntan” porque dan puntos o dan más dinero para gastos de funcionamiento (Ser Comunidad de Aprendizaje oficial, ser Escuela Promotora de Paz…).

Tarea difícil esta de ir contracorriente, pero no imposible. A veces no queda más solución , más remedio, que luchar contra gigantes, enormes molinos de viento que nos esperan desafiantes. 

Seguimos.